Cipriano Mera, un anarquista en la guerra civil española

Cipriano Mera, un anarquista en la guerra civil española
  • Data de publicació:
  • Editorial:
  • Pàgines:
  • Gènere:
  • Pseudònim:
  • 1976
  • Editorial Euros
  • 170
  • Biografia

Sinopsi

Si tens algun exemplar del qual ens falti alguna dada, com ara la sinopsi, la imatge de la portada, el número de pàgines o bé una edició diferent, i vols ajudar-nos a millorar la web, envia'ns la informació a info@joanllarch.com

Moltes gràcies !

Cipriano Mera (1897-1975), albañil de profesión, anarquista por su ideología, se encontraba detenido en la cárcel Modelo de la Moncloa, debido a su participación en las acciones insurreccionales que los anarcosindicalistas llevaron a cabo durante los años 1932 a 1934, cuando estalló la guerra española. Mera salió de la cárcel empuñando un fusil que ya no abandonó hasta el fin de la contienda. Al frente de las Milicias Confederada, primero, al mando de la XIV División, después, demostró su valía alcanzando, como reconocimiento a sus méritos, las funciones de general del Ejército de la República, al ser ascendido a la jefatura del Cuarto Cuerpo del Ejército del Centro.

Cipriano Mera, como muy bien dice el autor, “con su temperamento apasionado, puro corazón, inteligencia y voluntad en la lucha por las reivindicaciones obreras, dedicó toda su existencia a un fin y objetivo: el advenimiento de la revolución anarquista, considerada por todos los teóricos ácratas como redentora del género humano”.

Joan Llarch, autor entre otras de “La Batalla del Ebro”, “La Muerte de Durruti “ (quien por cierto fue compañero de prisión de Mera). “Los días rojinegros” y “Batallones de trabajadores”, traza con documentada autoridad y sencillez de estilo la semblanza vital, apasionada y apasionante, de Cipriano Mera, singular por su integridad ética e ideológica, recuperándole del olvido. Joan Llarch expone el periplo revolucionario, agitado y firme, de Cipriano Mera desde sus primeras actuaciones como militante de la CNT, hasta su muerte en un sencillo lecho del Hospital Hugueni de Saint Cloud, el 24 de octubre de 1975, incluyendo el patético testimonio del consejo de guerra a que se vio sometido